Tuesday, March 27, 2007

Una noche cualquiera
como yo

Me encantaría que esta noche un tipo cualquiera me invitara a cenar y tomarnos unas bebidas de valor con una pasta repleta de triglicéridos. Poquito después del violento compás que compartiríamos viéndonos a los ojos, me iría así de simple a la casa, sóla, sin sexo, y me comprobraría a mi misma que no hace falta acostarse con nadie para estar contenta. Llegando a mis cobijas me quitaría la mezclilla y me dormiría tranquila sin lavarme los dientes, pensando que no puede ser posible que la gente se muera. Nunca voy a morirme, creo, y nunca nadie me va a abrir el estómago para embalsamarme como una pata de conejo. Mejor me duermo y pongo el reloj a la hora que quiero pensar que me estoy durmiendo, a la mañana siguiente me levanto tranquila oyendo el camión de la basura y la perra a mi lado que llora de hambre.

17 comments:

mar adentro said...

Yo también quiero que alguien me invite a cenar, un fettuccini alfredo y una copa de vino, seguro el resto sería similar a tu historia, solo que yo no tengo perro y el camión de la basura pasa los martes.

Saludos.

tanori said...

buen post... si asi pasa, es común pero muy común que al final del dìa te quedes solo. Saludos.

Locuas said...

Es mejor así ¿no? sin la onda de la tensión sexual. Además eso de morirse es algo que pasa, hasta donde lleguemos será hasta donde lleguemos... Eso sí, yo quiero mi estómago integro, nada de disecciones porfavor!

Solem! saludos a tu perrita café que no me acuerdo como se llama.

nacho said...

Para mí el sexo es lo menos importante de todo, por eso simplemente sugeriría practicarlo antes de ir a la cena; después, fetuccini Alfredo, spaghetti al ajillo, penne Almagro, ravioli de anchoas... lo que sea. Eso sí, un buen chianti en la mesa y una ensalada decente.
un beso puentístico...

sanblas de la "o" said...

hola a todos, yo creo sería mejor una buena porción de frijoles enlatados, una rebanada de queso panela y una cerveza indio. sin dejar de mencionar las tortillas de harina. dormir desnudo, en una cama grande para que la soledad no se caiga y tener dulces sueños húmedos. qué hermosa noche sería. !puras mentiras! es muy triste dormir solo, y más triste aún es sólo dormir :S y más si tienes un cama grande, me provoca un gran vacío.

besos de lengua.

rapunzel said...

Lo único que me preocupa es despertar en la madrugada y no saber dónde estoy.

RoJa said...

El sexo no me importa, me gustan las pastas, la solead y las patas de conejo.

Muy buenas líneas...

Solem, casi lloro...

manuel said...

¡Y un habano al final de la cena!

rapunzel said...
This comment has been removed by the author.
Julio said...

lindisimoo, me encanto !

Sebastián Landázuri said...

Vino y pastas, quizás algo de chocolate. A veces se necesitan días así.

solem said...

nacho, me encantó tu comment,,,muy inteligente....
blas, es cierto, es muy triste dormir sólo, pero cuando te estiras como estrellita marinera,,,qué agustoo..por eso mejor acompañada dos a tres veces a la semana,,es la receta y bichicori mucho mejor

Beto said...

Adorable, sí. La despreocupación como efecto colateral al extasis sentimental es sencillamente maravillosa.

¿Aceptarías una eventual cena italiana..? Yo pago. :)

Omar Bravo said...

Lo importante no es saber que es lo que hace falta o no para estar contento. Yo creo que lo importante es saber lo que hay que hacer para acostarse con alguien.

Mis más célibes saludos.

Pio Daniel said...

No es que el sexo sea lo más importante, de hecho lo que más importa es aquél misterio del que San francisco de Asís reflexionó después de toparse con aquél niño en la playa, pero me parece muy acertado Omar Bravo y además, pues ante la muerte el organo más cotizado para el amor valipendio ante la pulsion tanatoide es irremediablemente la imaginación...salud

Juvi said...

Hey Solem muy buen texto, me sorprende y me agrada tu forma de escribir, y la foto le da un toque mágico a las palabras, creo que visitaré tu blog má seguido para ver todos tus textos. Aprovecho para mandarte un gran saludo.

Recuerda que no todas las veces nos vamos solos a la casa, má bien creemos que lo estamos pero no es así, al menos nos sigue nuestra sombra jeje y el sexo, no todas las veces es bueno, y aunque se consiga se puede tener ese sentimiento de vacío que sólo se llena con la soledad, que es la novia de todos como lo dice Café Tacuba en la canción Esa Noche.

Juvi

juanjo said...

Súper!