Tuesday, May 08, 2007

la intuición y la carne de puerco

cuando uno sigue el instinto, pueden surgir dos cosas: un grave peligro, o una gran aventura que proporcione más vanidad. Yo no acabo de entender el por qué estoy hecha de una manera en la que me importa muy poco el riesgo que corra, no fumo, y eso me parece suficiente para sentirme buena persona y para alejar toda la maleza de mi vida, aunque sinceramente me veo y digo: ¿de qué diablos estoy hecha? y me siento malvada por todo lo que pasa en el mundo, incluyendo el avionazo en Camerún, el abandono de ancianos, la piratería y hasta el aborto más cruel que han practicado algunas de mis amigas. Pienso en mis desgracias y la muy justa paga de mis errores en dos enfermedades venéreas. Creo que he pagado, cuando entonces me viene un terrible remordimiento y unas ganas de estar en un río de fango para exfoliarme las células muertas. Pienso: yo soy la muerta, no mis células.
creo que debo de empezar a darme a conocer, a enseñar el cobre, a sacar las uñitas...quizás es tiempo de darle la sorpresa a ese vecino nuevo y decirle: ¡He aquí tu vecina que aunque no le gusta mucho lavarse los dientes, es buena gente y puedes confiar en ella,´´quizás así me escucharía sincera y causaría buena impresión y una bonita amistad llena de pureza y comprensión, pero me da mucha flojera que vaya a pensar que soy una gordita simpática coge cuando hay. Mi intución me dice que no vaya, esa me la dieron mis padres cuando tenía unos cinco años y con una libreta me sentaban en el asiento trasero y me dictaban palabras para que yo dominara la lengua, yo siempre pensaba en el peligro de un acento mal puesto, y claro, tiempo después me llegó a engatusar más de un extranjero. Pienso en mi abuela sentada en el río Sonora matando peces con la rama de un árbol y no dejo de pensar que la maldad me viene bien de familia .Por ahora cambio mis recuerdos por un pedazo de pan con mantequilla sin dejar de pensar que soy tan mala como la carne de puerco.

12 comments:

eugeniaprado said...

Me ha dicho aún eres una mujer sumisa. No he querido responder, no puede ser de otro modo. Jamás digo nada que no esté de acuerdo con quien me escucha, sólo me place ser complaciente, adoro ver su caras de hambrientos dichosos al ver que alguien está completamente dispuesto a hacer lo que se le ordene.
No puedo recordar, incluso cuando alguien intenta golpearme dejo que mi cuerpo se quede quieto y así el que me enfrenta se permite lo que quiera conmigo, me encanta sentir el placer del otro al verme sometida, he visto rostros deformados al golpear mis carnes, he soportado heridas de todo tipo, incluso punzantes sobre la piel, pero es tan generosa mi carne que crece allí donde otros han dejado el hueco vacío, crece hermosa y abundante, con más gracia y plenitud desde donde con más fuerza ha sido arrancada. He sido devorada por hombres que han padecido bajo la fuerza malévola de mi fecunda sumisión. Mi piel se regenera por la gracia de los dioses.

Linda SOLEM, que bonito que me escribas, ahora somos dos en el mundo más que pueden visitarse, de vez en cuando, el mundo, me gustó tu mirada, mucho como piensas y al leer algo de tus textos me vino a la idea un fragmento, tal vez un poquito largo, del libro “Cierta femenina oscuridad”/ La Sumisión, es uno de sus capítulos...

Un abrazo
Desde Chile

elver cruzila said...

Te ves radiante, no creo que estés muerta, además la carne de puerco no estan mala.
A la distancia un beso,
elver.

brunos said...

Los cisticercos son un karma, digamos, bien merecido en el planeta. Seguramente algún cochi ha comido carne humana, como en el filme Hannibal, y posible, mas no probable, en su cerebro una bacteria llamada hombicercos se ha devorado gran parte de sus ideas. Pero ¿a quién le importa? Un abrazo chica superficial, a ver cuándo bailamos tango.

solem said...

por supuesto que sí, brunos, gracias elver por decirme que estoy vivita y coleando,, uns saludo Eugenia.......eres un éxito

mar adentro said...

Mujer...es impresionante, te leo y me leo...es como si, por alguna razón extraña, las dos tuvieramos el mismo tipo de sueño o alguna experiencia que nos lleva al mismo punto...deberíamos vernos una tarde para platicar harto.
Saludos.

sanblas de la "o" said...

a mi la carne de puerco me gusta con verdolagas. yo sí creo que la carne de puerco sea mala, fijese, es tan mala que en la inspeccion fitosanitaria no la dejan pasar, el unico motivo por el cual te la quitan es porque es mala....

pero tu no, linda solem, tu eres buena como las galletas marias con cafe combate o como las galletas de higo. que bonito cuento. por cierto, encuentro parecido con los cuentos de mar adentro..

besos y saludos.

RoJa said...

Y vivir la pequeña eternidad soñando, bailnado, amando,Solem... para mi estás viva, y con lo que has escrito, aún más... es verdad, no me gusta la carne de puerco,pero, ¿eso qué?... ya se lo que se siente, la ansiendad en el pecho y baja al estomago...todo es un supuesto algo...

CadávEr Muerto said...

Amiga... hay que estar más allá dle bien y del mal, el maniqueismo es una piedra en el zapato. No hay gente buena ni mala, hay gente, y ésta tiene que vivir con la consecuencias de sus actos.

Perséfone said...

:-O


:-D



;-)

me voyyyyyyyyyyyy said...

nada de esto fue un error los errores nos eligen para bien o para mal no fallé cuando veniste y tututu no qusisiste fallar aprendi la diferencia entre el juego y el azar quien te mira y quien se entrega nada nada d eesto fue eun error uooo nada fue un error

MARKOS QUISBERT said...

tu texto me ha identificado, aunq sea màs bueno q un pan de dios, eso creo. ok saludos

mengana said...

Yo creo que voy a empezar a plagiarte, esto no puede seguir así...

Me gustó mucho, también me recordo una canción muy muy triste de nacho vega que dice algo como "no hay en el mundo un ser más culpable que yo" y pide perdón por casi todo en la vida y entonces yo lloro mucho porque a demás de mala gente soy muy llorona

me gustó mucho lo de la pasta de dientes
a demás de que eliges muy buenos títulos y tienes buena ortografía :D
bueno ya, de verdad me gusta mucho tu estilo
seguiré visitando